viernes, 13 de enero de 2012

Sleepless in Seattle


Así que la Navidad culminó; de tal modo que inicia mi festival de películas conmemorativas a San Valentín (como si necesitara alguna excusa para ver otra comedia romántica); pero como casi no tengo tiempo para hacer maratones las voy viendo una a una cuando tengo un momento disponible; por lo que decidí, este año, iniciar con una de mis películas favoritas (Top 5) de todos los tiempos, Sleepless in Seattle.

No sé si lo he expuesto antes pero ¡me encanta Nora Ephron!, sus películas son clásicas para mí, su manera de retratar a sus personajes, de citar otras películas, ¡y ni hablar de que es admiradora, estoy segura, de Jane Austen!, sino, ¿por qué habría de hacer tantas menciones sobre Orgullo y Prejuicio en Tienes un E-mail, no es así? Mas en fin… Sleepless in Seattle…

Hacía mucho tiempo que no veía Sleepless in Seattle, o Sintonía de Amor, como conocemos esta película en estas latitudes, y volví a identificarme como antes con su argumento, me encantan las películas tan rosas como ésta, que se desarrollan en una atmósfera de alegría y fantasía porque, vamos, no es que sea incrédula pero es sumamente complejo que dos personas se enamoren de la manera en que se enamoran los personajes de Tom Hanks y Meg Ryan en esta historia.

Sleepless in Seattle
Un hombre y su hijo acaban de perder a la madre del niño, al hombre todo le recuerda a su amada esposa por lo que, para poner fin a esta agonía, cambia su residencia y la del niño de Chicago hasta Seattle. Allí el hombre continúa desolado y ermitaño, situación que, con el pasar del tiempo, inquieta a Jonah, el niño. En Nochebuena una mujer escucha la radio mientras conduce, entre las emisoras que escucha se atraviesa un programa radial conducido por la Dra. Marcia Fieldstone, el cual presenta como “Usted y sus Emociones”, y, por ser Navidad, el programa del día trata de los Deseos y los Sueños, en la alocución de la especialista aparece la voz de un niño que está seriamente preocupado por la soledad de su padre y desea para éste una nueva esposa. La interlocución entre el niño y la especialista se vuelve conmovedora porque el padre del muchacho, Sam (Tom Hanks), engañado por el chico, también se pone al teléfono describiendo románticamente el cariño que sentía por su difunta esposa. Gracias a su relato, el hombre se vuelve la obsesión de las mujeres solteras del país, incluyendo a Annie (Meg Ryan), la mujer que iba al volante escuchando la radio la noche de Navidad. La especialista da el nombre “Sleepless in Seattle” (Insomne en Seattle) al solitario hombre debido a que, en la interlocución con ella, éste reconoce que no puede dormir.

An Affair to Remember
Así, una película me llevó a otra. ¿Por qué?: porque en Sleepless in Seattle todas las señoras hacen menciones, lloran, deliran y suspiran por An Affair to Remember (Un Romance para Recordar), por lo tanto tenía que verla, ¿no es así?

Nickie Ferrante, “el mujeriego”, sube a bordo de una embarcación que lo llevará desde Europa hasta Nueva York para contraer matrimonio con la adinerada señorita Lois Clarke, la noticia de que este notable mujeriego está comprometido recorre el mundo; así que cuando conoce a Terry McKay durante el viaje, ésta se mantiene altiva y esquiva a las galanterías del caballero, no obstante entabla una respetuosa amistad con él que, como sabemos, se transformará en amor.

Debido a la poca fortuna de la pareja (que estaba comprometida por su lado, pues ella también tenía novio aún cuando no estaba comprometida para casarse), y a que les gustaba la vida lujosa, antes de desembarcar en Nueva York, deciden mantenerse separados durante seis meses hasta que consigan fondos para el matrimonio y volver a reunirse; para esta reunión pautan una cita que se realizará exactamente el 1º de julio en el edificio del Empire State de Nueva York. Aunque todos sabemos que tal encuentro no se dará.

***
Fue agradabilísimo haber visto estas dos joyas del cine, antes de ver An Affair to Remember  no comprendía por qué todas las señoras de Sleepless in Seattle se emocionaban tanto con el film y especialmente citaban la última escena en la que el personaje de Cary Grant busca al de Deborah Kerr para reclamarle su ausencia el día de la cita en el Empire State; no podía comprender la desazón de esta gente hasta que vi la película y me produjo mucho sentimiento el sufrimiento de la pareja. Recomiendo ver con pañuelos a mano.

Algunas Semejanzas y Parodias entre Sleepless in Seattle y An Affair to Remember
Cuando Annie va a buscar a Sam a Seattle y se encuentran junto a la marina ambos se dicen “Hello”, como cuando los personajes de Cary Grant y Deborah Kerr se reencuentran en el teatro luego de los seis meses. Allí mismo al personaje de Meg Ryan casi es arrollada por un auto. Luego, los personajes de Meg Ryan y Rosie O´Donell refieren este “Hello” de los protagonistas de An Affair to Remember mientras vuelven a ver la película.

Los personajes de Meg Ryan y Tom Hanks en Sleepless in Seattle se citan en la cima del edificio del Empire State para el día de San Valentín.

Hay una escena muy graciosa en la que el personaje de Rita Wilson (en Sleepless in Seattle) explica dramáticamente, mediante muchas lágrimas, a Tom Hanks y a Victor Garber el final de la película An Affair to Remember. Luego ambos se burlan de ella.

7 comentarios:

  1. A mi también me gustó mucho esta película. Me gusta vivir en ese mundo de fantasía que no siempre se traslada al mundo real pero que pienso que deberíamos esforzarnos por conseguir.

    ResponderEliminar
  2. Acabas de nombrar mi peli fetiche navideña y de siempre...¡Es una de mis imprescindibles! ¡Me se casi todos los diálogos de memoria! Y claro, junto a tú tienes un email...¡Vaya con el dúo protagonista!
    Aunque mi escena es cuando está pelando la manzana...ahí ya saco los kleenex SIEMPRE.
    Cualquier versión me gusta pero ese Jonah y ese Bye, bye, blackbird...¡Ya no escribo más que voy a llorar! ¡besos!

    ResponderEliminar
  3. Yo AMO Sleppless in Seattle, me fascinan mucho, al igual que tú, las peliculas de Nora Ephron... son tan emotivas. Siempre he querido ver An Affair To Remember, la he escuchado mil veces en Sleppless in Seattle y me llama demasiado la atención.

    Me encantó tu reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por sus comentarios; qué bueno que les haya gustado la entrada. Sleepless in Seattle es una delicia.

    ResponderEliminar
  5. Aún no la he visto, ¿lo creeras? ;) Es que los veo más de Tienes un Email...y la antigua era tan dramona...en fin, a ver cuando la repiten en la tele.

    ResponderEliminar
  6. La mejor película de todos los tiempos :D

    ResponderEliminar
  7. Sigue siendo la mejor película de todos los tiempos.

    ResponderEliminar