viernes, 16 de septiembre de 2011

Sensatez y Sensibilidad


Cuánto me he entretenido leyendo, por segunda vez, la obra que dio a conocer, hace doscientos años, a Jane Austen en el mundo de la literatura, Sensatez y Sensibilidad, la historia de dos hermanas, Elinor y Marianne Dashwood, y los sinsabores del amor no correspondido así como los estándares y cánones prevalecientes en la sociedad inglesa de la época de la regencia.

Hay cierto paralelismo, circunstancias similares, entre las historias de ambas hermanas, Marianne se enamora perdidamente de Willoughby, un joven sin recursos económicos que dependía de la benevolencia de su millonaria prima, mientras Elinor se enamora de Edward, quien dependía enteramente de su madre. Ambas pierden la esperanza en ambos amores cuando la prima Smith deshereda a Willoughby tras el escándalo de que había embarazado a una humilde joven (la hija de Eliza, el amor juvenil del coronel Brandon), y cuando la señora Ferrars desconoce como hijo mayor a Edward al conocer su compromiso con Lucy Steele, una joven de condición humilde.
Sensatez y Sensibilidad trata el momento de cuatro mujeres, una madre, la señora Dashwood, y tres hijas, Elinor, Marianne y Margaret, cuando son desprovistas de todo tipo de comodidades y de la vida que habían venido teniendo debido al fallecimiento del señor Dashwood. En la Inglaterra de aquellos años, las propiedades y los legados eran transferidos por la línea masculina, y la señora Dashwood, no teniendo hijos hombres, es privada, igual que sus hijas, de la propiedad de su marido. Esta propiedad pasa a manos de John Dashwood, el primer hijo del señor Dashwood, de un previo matrimonio, a quien otorga legalmente la posesión de Norland Park, donde había habitado junto a su mujer e hijas, así como una dote con la que espera atienda a sus hermanas, pero la poca bondad que éste podía tener con su familia se ve restringida por la avaricia de Fanny, su esposa. Las mujeres, debido al mal trato, a la incomodidad que se origina de sentirse ajeno en su propia casa, ponen fin a la situación cuando con quinientas libras cada una se marchan a Barton Park, en el condado de Devonshire, con la esperanza de rehacer sus vidas entre gente amena.
Los personajes de Sensatez y Sensibilidad son del estilo que acostumbra Jane en sus novelas, hay una señora chismosa y jocosa, que es la señora Jennings, hay otra que es muy encopetada y antipática, que es Lady Middleton, un hombre divertido y dispuesto, que es Sir Middleton, la figura femenina facultada para decidir el destino de los protagonistas, Mrs Smith y Mrs Ferrars, el personaje que sorprende, Willoughby, y, debo señalar también a Edward Ferrars (por su compromiso secreto con Lucy Steele), las jovencitas envidiosas del conocimiento, la inteligencia y belleza natural de las protagonistas, éstas serían ambas hermanas Steele, el hombre merecedor del afecto de la doncella, el coronel Brandon, y, éste no sería un resumen de Sensatez y Sensibilidad si no señalo la contraposición de los personajes principales reflejadas en la Sensibilidad, Marianne, y la Sensatez, Elinor.
Sensatez y Sesibilidad (Sense and Sensibility) no es exactamente la novela romántica de Jane Austen, me gusta pensar en ella como la novela más real de la autora, así como una obra reflejo del ímpetu de superación de sus protagonistas. Sus personajes sufren cualquier tipo de percances, desde el más irónico hasta el más doloroso (la enfermedad de Marianne), también me gusta resaltar a la señora Dashwood como una de las primeras madres solteras de la literatura, aunque, como la mayoría de los personajes matriarcales de Austen, éste el más suavizado de todos, la madre no goza de grandes opiniones y se deja llevar por los razonamientos de sus hijas, especialmente por la menos madura entre las dos mayores, Marianne.
Para un resumen más detallado de la obra visite las siguientes entradas:

2 comentarios:

  1. Este libro me gusto mucho, aunque vi primero la pelicula y luego la lei.... Jane Austen nos hace esos amores inolvidables..
    un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. ¡Abrazo!, gracias por tu comentario. :)

    ResponderEliminar